Cesta (0)

Cart

  • Carro vacío
  • Total 0,00 €
Mostrar carro
Español

Español (2)

El arte de la escultura: definición y orígenes

El arte de la escultura: definición y orígenes

¿Cuál es el origen de las primeras esculturas que se realizaron? ¿Dónde surgieron? ¿Cuál es la auténtica historia detrás de esta disciplina artística? Un dato muy curioso sobre este arte es que, hasta el Renacimiento, no se empezaron a utilizar los términos de escultura para referirse a esta actividad. ¿Lo sabías? Si quieres conocer más sobre el origen y la apasionante historia del arte de la escultura, ¡quédate! Te contamos todo lo que necesitas saber.

Definición de Escultura

Según la Real Academia Española, una escultura es el “arte de modelar, tallar o esculpir en algunos materiales figuras en tres dimensiones” o una “obra hecha por el escultor”. Es decir, la escultura, considerada una de las siete bellas artes, es la disciplina que consiste en la creación de figuras tridimensionales a partir de la acción de esculpir o tallar diferentes tipos de materiales (piedra, cerámica, bronce...).

Origen del arte de escultura

La escultura en la prehistoria

Hoy en día, no se conoce con exactitud cuándo se realizaron las primeras esculturas del mundo. Sin embargo, los historiadores apuntan que todo comenzó en la denominada Edad de Piedra. De hecho, La venus de Berekhat (230.000 a.C.) y La Venus de Tan-Tan (200.000 a.C.), dos objetos con formas pre-escultóricas, son las efigies de piedras conocidas más antiguas.

La primera escultura de la que se tiene consciencia data del año 35.000 a.C. aproximadamente y se trata de tallas en forma de animales, así como pájaros, descubiertas en dos cuevas alemanas, la Vogelherd y la Hohlensten-Stadel.

La escultura en la Edad Neolítica

Durante el periodo neolítico, las pirámides egipcias son, sin duda alguna, la forma más llamativa de arte. Sus cámaras funerarias incluían todo tipo de estatuas y estatuillas portátiles, lo que supuso más creación de nuevas esculturas. Fue en esta época también cuando, a causa de la aparición de ciudades y edificios públicos, aumentó la demanda de todos los tipos de arte, entre ellos, la escultura. Así, el arte se empezó a utilizar para representar a los gobernadores, los Dioses y sus aspiraciones.

La escultura en la Antigüedad Griega

La escultura griega surge en el Periodo Dedálico y se desarrolla en tres fases distintas. En la primera de ellas, la arcaica, se fue experimentando de forma lenta pero continuada y la forma más preciada de escultura griega era el kuros. Durante la segunda, la clásica, se llega a la culminación de la creatividad griega, en la que escultores como Myron o Fidias llegan a niveles muy realistas con sus esculturas. Por último, en la helenística, el realismo clásico que había dominado en la etapa anterior fue sustituido por un mayor expresionismo en las obras.

La escultura durante la edad oscura

Los escultores europeos vivieron un momento muy “tranquilo” en el cual las ciudades se empobrecieron y era muy incultas. A pesar de que hubo algo de actividad aquí y allá, no hubo un gran movimiento artístico en lo referente a la escultura entre 500 – 800 d.C.

La escultura románica

El renacimiento de la escultura como disciplina artística resurgió de nuevo con Carlomagno I. A pesar de su corto imperio, su mecenazgo en las artes fue crucial en el revivir de la cultura europea. De hecho, numerosas iglesias románicas y góticas se construyeron años más tarde sobre los cimientos de arquitectura carolingia.

Ya en el siglo XI, el éxito de las cruzadas por parte de la Iglesia Cristiana, desencadenó en la construcción de nuevas iglesias y catedrales y, con ello, vino una oleada de encargo de esculturas románicas. Por fin, la escultura tenía el peso que merecía. Así, nuevos talleres de escultura y modelado se abrieron paso gracias a la demanda y al aprendizaje de nuevos maestros artesanos.

La escultura gótica

Las nuevas técnicas que se desarrollaron a partir del siglo XII en la construcción de nuevas iglesias, empleadas en la conocida arquitectura gótica, transformaron por completo el interior y el exterior de estas. Así, las nuevas fachadas y los portales estaban decorados de relieves escultóricos que representaban escenas bíblicas y, además, los interiores presentaban numerosas estatuas en sus columnas que, hoy en día, podemos seguir viendo en las iglesias y catedrales europeas.

El apasionante arte de la escultura

¿Conocías la fascinante historia a lo largo de todos estos años de la escultura? Realmente, se trata de un arte apasionante que, durante siglos y siglos, ha sido testigo de nuevas técnicas, diferentes formas de vivir, cambiantes ideales de belleza y, gracias a su durabilidad, nos ha regalado muchísimo conocimiento. La pasión que sienten los escultores al tallar cada escultura se puede ver reflejada en su resultado final, ¿no crees? Cuéntanos cuál es la escultura que has visto, no importa de qué periodo de la historia sea, que más te haya llamado la atención; esa que no pudiste dejar de mirar durante un largo y tendido rato. Así, de paso, todos podremos aumentar nuestra lista de viajes pendientes que tenemos que hacer únicamente para conocerlas. Y, por supuesto, si tienes algún dato que te gustaría compartir con nosotros, ¡no te cortes! Nos encantará leerte en los comentarios de abajo. 

Read more...
Descubre cuáles son las esculturas más famosas del mundo

Descubre cuáles son las esculturas más famosas del mundo

Viajar, conocer nuevos lugares y empaparte de la cultura y la sabiduría de otras culturas son esos placeres que trae la vida consigo. Si pudiéramos, estaríamos siempre conociendo más y más sobre las costumbres y la historia de nuestros antepasados. Las esculturas, por ejemplo, tienen esa capacidad de transmitirnos muchísimo conocimiento, gracias a lo bien que se han conservado a lo largo de los años. Descubre con nosotros cuáles son las esculturas de piedra más famosas, esas que marcaron un antes y un después en la historia del arte.

Diferentes culturas y civilizaciones han dejado tras su paso una multitud de esculturas, monumentos y otras construcciones que, hoy en día, nos siguen maravillando. Aquí va una recopilación de las más reconocidas.

El David, la escultura romana más famosa del mundo

No nos cabe de duda de que, entre todas las esculturas de piedra que existen a lo largo y ancho de la Tierra, la primera que se te viene a la cabeza cuando alguien dice simplemente la palabra “escultura” es El David de Miguel Ángel. Fue esculpida a principios del siglo XVI y mide nada más y nada menos que 5,17 metros de altura. ¡Impresionante! Desde el siglo XVI, cuando fue esculpido, hasta día de hoy, se ha considerado que es el máximo exponente de la representación del modelo de belleza ideal occidental.

La obra representa al Rey David cuando se enfrentó a Goliat y, en su época, marcó un antes y un después debido a la influencia que tuvo el contrapeso en la postura que adopta. ¿Dónde puedes visitarla? En la Galería de la Academia de Florencia.

La estatua de la libertad, la reina de las esculturas contemporáneas

Situada en la isla de la libertad, al sur de Manhattan, la estatua de la libertad da la bienvenida a todo aquel que se acerca a la ciudad de la gran manzana desde el mar. De hecho, está situada allí porque el escultor quería que la viese la mayor cantidad de gente posible y él mismo eligió su ubicación. Este emblemático monumento fue un regalo que Francia le hizo a los EEUU para conmemorar el primer centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y como símbolo de amistad y respeto entre ambas naciones. Mide 46 metros y pesa 156 toneladas, ¡casi nada!

La venus de Milo, la escultura griega por excelencia

La Venus de Milo o la Afrodita de Milos, apodada así por el nombre de la isla griega en la que se descubrió, posiblemente sea la escultura griega más conocida de todos los tiempos. Fue un campesino quién la encontró, la desenterró y la vendió a un embajador francés en 1820. Sin embargo, se cree que fue creada en algún momento entre 130 a.C. y 100 a.C. y que representa a la diosa Afrodita, o Venus en la mitología romana, diosa del amor y la belleza. La estatua mide 2,11m de alto y, actualmente, es una de las esculturas del Louvre de París que más fascina a sus visitantes.

 El Cristo Redentor, la principal atracción turística de Brasil

El Cristo Redentor es una de las imágenes más conocidas de Río de Janeiro. Se encuentra a más de 700 metros sobre el nivel del mar, en el Parque Nacional de la Tijuca, concretamente en la cima del cerro del Corcovado. Mide 38 metros de altura y pesa unas 1.200 toneladas, de hecho, es la obra art decó más grande que se ha construido nunca. A pesar de que la idea de levantar una estatua de Cristo ya se había planteado un siglo antes, no fue hasta 1921 cuando se retomó la idea, iniciándose la construcción de 1926. ¡Wow!

¿Quieres saber una supercuriosidad sobre él? El corazón es una pieza perfecta y, dentro de él está el árbol genealógico de Héctor Levi, el constructor responsable de la obra. Con este pequeño gesto el autor quiso simbolizar su entrega y la de su familia al Cristo Redentor.

Móais, las gigantescas estatuas de piedra de Isla de Pascua Más que una escultura, se trata de un conjunto de más de 600 estatuas de piedra monolítica que envuelven una serie de preguntas que todavía no han podido ser respondidas con certeza. Aunque no se sabe con exactitud cuando fueron talladas, la creencia más extendida es que fueron los propios habitantes polinesios de la Isla de Pascua (Chile), lugar en el que se sitúan, los que las crearon para representar a sus antepasados entre los siglos IX y XVI.

De todas las estatuas, hay una que destaca: el moái Te Tokanga en Raraku. Aun sin haberse acabado, mide más de 21 metros y habría llegado a pesar más de 270 toneladas de haberse finalizado.

Stonehenge, la controversia de los expertos en forma de piedra

Entre los monumentos más conocidos de piedra, encontramos el Stonehenge, un conjunto de grandes bloques de rocas metamórficas que de finales del Neolítico. Se empezó a construir hace 5000 años y se fue trabajando de forma intermitente durante más de 1500 años. Aunque no se sabe bien por qué se edificó, lo cierto es que los bloques de piedra están alineados para marcar la salida y la puesta del sol durante los solsticios de invierno y verano. Sin embargo, algunos historiadores y geólogos apuntan que, en realidad, se trata de un calendario astronómico, otros que tenían un uso religioso en el que se celebraban ceremonias y otros que piensan que tenía un propósito medicinal. Seguramente, nunca desentrañemos cuál es el misterio que esconde, pero no por ello es menos fascinante.

Esculturas famosas que han marcado un antes y un después

Ojalá pudiésemos ver y visitar con nuestros propios ojos todos y cada uno de los monumentos que forman parte de las Bellas Artes del mundo. De momento, nos marcamos como propósito ver todos los que acabamos de nombrar. ¿Has visitado alguno de ellos? ¡Seguro que sí! Cuéntanos cuál ha sido la escultura que más te ha impresionado y cuáles tienes pendientes en tu whislist por visitar.

Read more...